Con Tomás, Roberto y David en Moralzarzal 2O19



    Después de mucho entrenamiento, de sacrificar días de estar con la familia, de muchos "simulacros", de sumar cansancio, en definitiva, de echarle horas; llegó el día de demostrar a los compañeros nuestro grado de progreso, y no defraudamos. Aunque en lo personal siempre nos queda el reconocimiento de los fallos y al saber  donde podemos mejorar, sin la necesidad de que nadie nos lo diga, podemos crear nuestra vía de progreso.
    Ya somos capaces de descubrirnos errores (desequilibrios, posturas forzadas, demasiado empleo de fuerza, descoordinación.. y un largo etcétera) lo que nos demuestran que ya empezamos a comprender, un poco, de que va esto del aikido. Es el primer paso, el primer escalón, el "shodan".

    Así pues, la más sincera felicitación a nuestros compañeros AikiAstures que se acaban de sumar a la tribu de los cinturones negros. And the enhorabuena goes to Miguel, Jesús y Vicente!!!

   P.D.: No nos podemos olvidar de Adrián -que aunque sin ser AikiAstur, como simplemente Astur-, que también sudó par conseguir lo suyo ;-)


1 comentario:

Unknown dijo...

Gracias por la (más que acertada) crónica. Es un paso pero siempre hacia delante y en inmejorable compañía!! Y eso que se echa de menos a Manu, Dani, Ernesto, a nuestro profe de yoga particular, a Cristian,... En fin, una suerte en Asturias tener tantos de quien aprender y disfrutar.
Nos vemos en el tatami!
Jesús,