GILBER M. EN SANTANDER



   Podríamos comentar muchas cosas sobre el curso del maestro Gilbert M. en Cantabria -A modo de cotilleo, en este mismo polideportivo, hace ya 18 años que el maestro Gilbert me examinó de nidan-, sobre el trabajo planteado en el tatami y sobre la convivencia con "los de siempre" y con los alumnos franceses que acompañaron al maestro. Bonitas y gratas experiencias que nos motivan a seguir buscando y experimentando, dentro de una idea que matizó Gilbert en un momento de la práctica, al recordarnos la importancia de buscar una forma de entrenamiento que nos aporte algo.

   Pero no pudimos terminar el curso con la alegría con la que comenzamos, pues como la mayoría de vosotros ya conoceréis la terrible noticia, se produjo la muerte de unos de los compañeros con los que compartíamos el curso. Durante el entrenamiento de la tarde Tino sufrió una insuficiencia cardiaca y, a pesar del apoyo recibido en el tatami y lograr salir estabilizado del polideportivo por los servicios médicos de urgencia, hasta allí desplazados, no pudo superar el infarto falleciendo de madrugada en el hospital.

   Con el ánimo destrozado ante tan amarga experiencia, solo podemos, desde este modesto y pequeño espacio, mostrar nuestro apoyo a la familia en estos momentos tan duros, y recordar con afecto los momentos que compartimos juntos.

   Descanse en paz.


3 comentarios:

Er dijo...

:´-(

Kuellebre dijo...

Acostumbrado a tener buenas sensaciones en el Tatami/Dojo y a disfrutar de los momentos con los compañeros, esto ha sido un barapalo en el camino, que solo se puede superar entrenando cada dia mas.

Un abrazo para sus familiares en estos momentos tan dificiles.

Los que hemos compartido tatami con nuestro compañero le recordaremos siempre,con su sonrisa y buen hacer.

GRAN PRACTICANTE!

Andrés dijo...

En fin...descanse en paz