EN AGOSTO

   Puedo sentir el roce en la piel del aire fresco de la montaña mientras desciende raudo por las pedregosas aristas verticales. Veo a la niebla, disiparse contra el cielo azul en los bucólicos valles mientras, en la luminosa línea del horizonte, llego a imaginar la tremenda algarabía de los niños jugando en la playa... -y eso que, todavía me faltan veintiocho días para escapar de vacaciones, esto va ha ser muy duro-.
   Para los que aún tengan fuerzas y piensen en conjuntar las vacaciones con el aikido, por nuestros alrededores contamos con el curso de verano de Guillermo P. en Santoña. Para todo lo demás... ¿Cristian?

 Tista

No hay comentarios: