OCTAVIO Y EDUARDO EN LEÓN

HoLAa; es toy un poc0 Nervi0so... porserLa primera vez... que escribo una crónica, pero... es que Juán y Dani me han cedido el horor honor... Pero bueno, se me irá pasando.
Sólo pude asistir a la clase del domingo con Juan, así que sobre el asunto habrá que contrastar con Dani, pero a pesar de los años de practica -por unas razones o por otras- es la primera vez que asisto a un curso impartido por Octavio y por Eduardo.
La sesión matutina arrancó con Eduardo. Un calentamiento fuerte y eficaz para calentar -que falta hacía- en el que no había sitio para el "escaqueo". Desarrolló una clase con mucha progresión, técnicas visualmente muy limpias y claras, en la que poco explicaba -uno o dos detalles fundamentales- para obligar a practicar, experimentar y asimilar las técnicas.
La sesión "vermut" corrió a cargo de Octavio, que con su buen hacer y sobrada experiencia en tales menesteres, nos mostró la importancia del correcto trabajo con la cadera, a la vez que teníamos que encontrar el "timing" de cada técnica y, con el cuerpo lo más relajado posible.


En resumidas cuantas, una clase rápida, muy dinámica, con detalles claros y concisos, para poner en práctica... que me supo a poco.

           Tista

PD: Cada vez me doy más cuenta de que uno, en los cursos, va encontrando los detalles en los que está trabajando, de una forma inconsciente, sin tomar la iniciativa en la búsqueda. Y afortunadamente, estos detalles, afirmados o rechazados durante las explicaciones, pueden ser muy distintos a la búsqueda del compañero que tenemos al  lado. Existe mucha información, perdida, mucho ruido, esperando salir a la luz. ¿Sabíais, que después de millones de años en que nos dedicamos a la ganadería, nadie se había dado cuenta hasta el 2008, de que las vacas al comer orientan sus cuerpos hacia el norte? Cada vez veo más clara la necesidad, y el bien que nos hace, compartir en los "laboratorios" los detalles (personales) aprendidos en los cursos y que a buen seguro nos permitirán progresar y conocer mejor esa parte de la realidad que nos interesa. Por cierto, al de este viernes no puedo asistir :-(

2 comentarios:

Juan dijo...

Sólo pude ir el domingo y la verdad es que fue una clase muy agradable, de esas que no quieres que termine.
Cadera suelta, hombros relajados, actitud, presencia...

Andrés dijo...

Mira que tenía ganas de ir...compartir esos detalles que tanto buscamos son los que mejoran nuestro aikido.
Gracias por compartirlos