DAVID EN VALLADOLID

Fue un bonito recuerdo de los viejos tiempos, viajar sólo, marcando mi propio ritmo, salvo por la burgués diferencia de que antaño iba en autobús y hoy, acudo en coche propio, por lo que el madrugón es considerablemente menor.
A lo que vamos, ¿os acordáis de lo que trabajamos en el entrenamiento de esta última semana?, ¿sobre lo que insistí este jueves pasado?... Pues si, fue sobre: ai hammi katate dori para ikkyo, nykyo, iriminage, kotegaeshi... ¿Os podéis imaginar lo que estudiamos el sábado por la mañana?... pues puede que acertarais, si pensasteis en que hicimos: ai hammi katate dori para ikkyo, nykyo, iriminage, kotegaeshi. Claro que si llegáis a ir -un alivio para mí, el que hubiera sido así- os hubierais topado con que, como suele decirse, cualquier parecido habría sido mera coincidencia. Muchos detalles para trabajar en el "LCAP" -Labotatory de´l Conceyu AikiAstur Proyect- (antiguo PCAA, posterior al LAAP) del venidero viernes.
Por la tarde y, en lo que parece que empieza a ser un clásico de los cursos de La Vega, tocó entrenar al aire libre, en una hermosa y soleada tarde del otoño pucelano. Tan bien se lo estaba pasando David, tanto estaba disfrutando, que tuvo a bien regalarnos una hora más de entrenamiento. El problema para nosotros, pobres mortales, es que no dejamos de encadenar técnicas en suwari waza... y contando... la mayoría ya sabéis de lo que os estoy hablando.


Por mi parte, regresé al hogar esa misma tarde. Eso si, disfrutando de una indescriptible puesta de Sol, que inundaba con una prístina tonalidad todo el cielo de la meseta castellana; con el Sol en el ocaso, la Luna en el orto, Júpiter deslumbrando por el norte y la lluvia de Dracónidas por todos los lados, impidiéndome que me centrara en mirar a la carretera, ¡"pa" haberme "matao"!
       Tista

3 comentarios:

R dijo...

Que bueno!!!...casi un viaje iniciatico. Pena de fechas y no haber podido acompañarte...mas que nada para conducir sin mirar a las draconidas esas ;-)

Tista dijo...

Muchas gracias por el ofrecimiento, la verdad es que lo disfruté como un "trucho".
La metodología y buen hacer de David ye sanamente envidiable.

Tista dijo...

Vale, pues lo diré yo:
Para ver planetas, podría exagerarse y decirse que desde cualquier punto cardinal valdría... menos hacia el norte... excepto que sea el fin del mundo (y el Sol haya desaprecido, por ejemplo) y la eclíptica esté totálmente borracha.