CLAUDE EN MADRID

Podríamos enumerar el listado de las técnicas practicadas. Podríamos transcribir por escrito sus explicaciones técnicas y filosóficas. Podríamos poner los vídeos de sus ejecuciones técnicas y didácticas... pero no valdría para nada.
Hace mucho tiempo que lo pienso y en cursos como estos es donde se viene a demostrar. Hay que vivirlos de primera mano,
sudarlos. La cantidad de matices captados es directamente proporcional a la cantidad de participantes.
Es tal la calidad del Maestro,
que nos desborda por todos lados. Cada momento, cada instante durante la práctica es único, irrepetible, y si no dejamos que el cuerpo-mente-espíritu se empape y asimile todas estas sensaciones, es imposible entender y por lo tanto progresar.


Tista


1 comentario:

Rober dijo...

Desde que el Maestro te invita con su sola presencia y, despues, mediante los ejercicios preparatorios a crear unas condiciones extraordinarias, lo demas, personalemnte, ya es propiamente ese "shock" que nos va encendiendo las "luces" para ir viendo un poco mas claro el camino: desplazamientos, posición, actitud...y tantas cosas mas que mejorar que te traes en la mochila....
Y en que mochila cabe todo eso...

R.