ANGEL EN FERROL

Como solo he asistido a medio curso, la crónica será solo la mitad de larga. Seis horas de viaje para 3 de entrenamiento.
Saludos a diestro y siniestro en el polideportivo y muchas ganas de entrenar -un poquito en realidad, empezamos a las 4 de la tarde- y de regreso traemos unos cuantos matices para recalcar en los próximo entrenamientos en el Dojo, que a buen seguro nos darán otro salto cualitativo en nuestro aprendizaje.


1 comentario:

Andres dijo...

La verdad que los cursos de Angel son una gozada tanto por la calidad técnica como por la humana. Una pena no haber podido asistir,en fin, intentaremos compensarlo con el curso de Roberto en Valladolid.